Archivo de la etiqueta: frase bíblica

¿Cuál león ruge en tu Corazón?

“Sucedió después de estas cosas que la mujer de su amo miró a José con deseo y le dijo: “Acuéstate conmigo.” 8 Pero él rehusó y dijo a la mujer de su amo: “Estando yo aquí, mi amo no se preocupa de nada en la casa, y ha puesto en mi mano todo lo que posee. “No hay nadie más grande que yo en esta casa, y nada me ha rehusado excepto a usted, pues es su mujer. ¿Cómo entonces podría yo hacer esta gran maldad y pecar contra Dios?” Génesis 39: 7-9

Decidí escribir éste artículo después de haber escuchado la gloriosa enseñanza de Pastor Edwin Bello sobre la historia José y la tentación que tuvo con la mujer de potifar, en nuestra reunión del Ministerio Hombres de Valor, Hombres de Verdad el pasado 18 de noviembre de 2013.

leon rujiente

leon rujiente

Tu lucha contra la lujuria sexual puede verse reflejada grandemente a través de este pasaje. Es por eso que escogí esta escritura bíblica para reflexionar sobre cómo nosotros debemos enfocarnos si queremos guardar nuestra pureza ante tentaciones como éstas.

Cuando Edwin compartía esta enseña, la frase bíblica que más me resaltó fue “… ¿Cómo entonces podría yo hacer esta gran maldad y pecar contra Dios?” Nota que la preocupación de José ante ésta situación era el no “pecar contra Dios”.

La preocupación en nuestra lucha contra la lujuria sexual juega un papel muy importante. Usualmente usamos ésta palabra para referirnos a algo que nos incomoda o un mal sentimiento. Según el diccionario Mirriam Webster en linea, “preocupar” se deriva de la palabra en latín praeoccupare que significa “apoderarse de ante mano” o mejor dicho ocupar de antemano. El ejemplo es de como un ejército grande que conquista a otra cuidad sin haber empezado la batalla. ¡Wow! ¿Te puedes imaginar lo terrible que sería eso, una cuidad perder una guerra y ser ocupada sin haber empezado la batalla?

Entender esto es significativo cuando se practica pureza sexual y te explicó por qué. La idea de ver la preocupación como “apoderarse de ante mano” u “ocupar de antemano”, nos hace reflexionar más profundo.

Aquí es donde quiero que te preguntes lo siguiente: ¿qué es lo está ocupando tu mente de antemano cuando empiezas el día? ¿Quién está invadiendo tu mente? o ¿Quién está rugiendo en tu corazón, el León de la Tribu de Judá o aquel que es como león que anda buscando a quien devorar?

Muchas veces, en la mente del que lucha contra una atadura sexual está ocupada por una tentación que aún no ha ocurrido, lo que llamamos fantasía. Está ocupada por pensamientos de miedos, fracasos, deseos de la carne y cuando llega la tentación el soldado cae fácilmente ante la trapa del enemigo, ya en su corazón había perdido la batalla de ante mano.

Sin embargo una mente que está ocupada por Dios, es una persona que camina en el Espíritu, tiene paz en toda su vida, y victoria. Su preocupación es no perder esa relación que fue restaurada a precio de sangre. Una mente ocupada por Dios, teme a Dios y no al enemigo. Cuando llega la tentación su enfoque no será la lujuria, sino Dios. Esto es temor de Dios.

Uno adora lo que uno teme. Si temes a la lujuria, ella te quitará tu tiempo colocando tu mente en sólo pensar en ella y se convertirá en tu ídolo. Pero si temes a Dios, con temor reverente, tu mente estará llena de su palabra y El YO SOY será tu único Dios.

Nota el pasaje bíblico, José tuvo éxito en esta tentación porque estaba preocupado por no pecar contra Dios, ósea su mente estaba ocupada de antemano por Dios. En otras palabras, su corazón ya estaba conquistado por Dios.

Por eso te digo que empezar el día con Dios en un devocional es crucial. Para mí es una locura caminar un día por esta tierra sin haber conversado primero con Dios y sin estar seguro de que mi corazón está ocupado por Su Palabra. Por eso te pregunto: Al empezar el día, ¿cual león ruge en tu corazón, el León de la Tribu de Judá o el que es como un león rugiente que anda buscando a quien devorar?

Abrazos y muchas bendiciones;

Joel Olivencia

PS: Reciba hoy una serie 25 Artículos Bíblicos sobre la atadura sexual y deja que la palabra de Dios restaure tu vida de toda vergüenza y dolor que la lujuria sexual a ocasionado en tu vida. Dale clic a 25 Artículos Bíblicos.