Archivo de la etiqueta: vía de escape

Él es Suficiente

Conocer A Dios
Conocer A Dios

¿Algunas ves te has preguntado? ¿Cómo Dios puede ser suficiente en mi situación en contra de la atadura sexual? o ¿Cómo puedo ver la provisión de Dios en mi hora más oscura?

Te invito a que leas conmigo Isaías 55:2: “¿Por qué gastan dinero en lo que no es pan, Y su salario en lo que no sacia? Escúchenme atentamente, y coman lo que es bueno, Y se deleitará su alma en la abundancia.”

En esta porción bíblica Yahweh promete que su palabra es totalmente suficiente para cubrir cualquier necesidad del hombre y la mujer. 2 Timoteo 3:16 dice: “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia…”. 

Según el diccionario, “suficiente” es ser: “bastante para lo que se necesita o apto o idóneo” (RAE 2020). “Creer” que Dios es suficiente para todas tus necesidades es la base de tu fe en ÉL.

Cuando dices: “yo creo en Jesús”, estás diciendo que “confías” en Jesús. Esto lo podemos probar en su Palabra. Cuando buscamos en los textos originales en griego de las escrituras, los versículos bíblicos que tienen que ver con “creer en Jesús”, la palabra que se usa es “pisteuó”. 

Pisteuó, sí significa creer, pero también significa “confiar” (Strong’s Greek: 4100. πιστεύω (pisteuó) — to believe, entrust. 2020).

Un ejemplo de esto lo vemos en Hechos 16:31: Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y toda tu casa.” Este “cree” es pisteuó.

Creer y confiar es similar pero tiene una diferencia peculiar en la forma en que cotidianamente usamos estos términos en español. Muchas personas creen en Dios, pero no todas confían en Él. Y aquí es que está la diferencia.

Por ejemplo, para muchos creer se queda en un mero ejercicio mental, pero confiar es una experiencia vivida. Es experimentar la promesa de Dios y aumentar tu conocimiento de Dios a través de ella. El problema es que no vemos la suficiencia de Dios por que nos aventuramos muy rápido en solucionar nuestras necesidades o deseos a nuestra manera y no esperamos Su provisión. Oseas 6:3 dice: “¡Oh, si conociéramos al Señor! Esforcémonos por conocerlo. Él nos responderá, tan cierto como viene el amanecer o llegan las lluvias a comienzos de la primavera”.

No esperamos porque vemos el deseo más grande que Él. Entonces no le conoces realmente. Si lo conocieres verías tus ataduras bien pequeñas. 

Jesús decía: Y esta es la vida eterna: que te conozcan a Ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

¿Qué es confiar?

¿Ahora que es confiar? Confiar en Jesús se hace al pasar por las pruebas y tentaciones y ver que Él es suficiente. Confiar es esperar. Confiar en Jesús es tomar su provisión en ves de tomar el pecado. Confiar en Jesús es reconocer tu debilidad y dejar que Él sea tu fortaleza. 

Pero bien importante y aquí es donde muchos caen, confiar en Jesús, no es meramente saber su palabra, confiar en Él es experimentarla (conocerla). Salmos 34:8 dice: “Prueben y vean que el SEÑOR es bueno. ¡Cuán bienaventurado es el hombre que en Él se refugia!”.

Debemos tener cuidado con la falacia que hay alrededor de “escuchar mucho” o “estudiar mucha biblia”. Somos tan prestos a engañarnos a nosotros mismos de creer que por exponernos a escuchar o estudiar mucha palabra, tenemos “conocimiento de Dios”. Conocerás a Yahweh cuando vivas su palabra, todo lo demás será mero embotellamiento bíblico.

En mi caso, yo fui criado en el evangelio y mi papá fue pastor. Yo fui expuesto a mucha Palabra, pero carecía mucho en vivirla. De adulto sabía mucha palabra pero mi motivo era mantener un orgullo espiritual. Es curioso ver el perfil regular de un hombre o mujer cristiano que lucha contra el pecado sexual, usualmente saben mucha biblia, tienen ministerios, son muy activos en la iglesia e incluso son excelentes predicadores. Pero es todo un delirio en donde se creen que están bien delante de Dios, por todo lo que hacen y saben, cuando no lo están.

Para mí, esto produjo un efecto de bola de nieve aterrador en mí relación con Dios. Cada vez que yo recibía un versículo bíblico, una tremenda predicación o una experiencia con Dios y luego veía que fracasaba una y otra vez en las garras de la atadura sexual, me desilusionaba. Mi corazón tenía guardado una lista de versículos bíblicos, experiencias con Dios y predicaciones tremendas que iba tachando y echando hacia un lado. Recuerdo decir en mi mente: “no, ese versículo ya lo “conozco” y no me ayudó”.

Mi confianza en Dios estaba destrozada. Creía “conocer” a Dios por la mucha palabra que sabía, pero realmente no lo veía bien. Lo veía como un Dios que ya no le gustaba trabajar conmigo, como un Dios que me había rechazado. Pero gracias a Yahweh ya sé que no se trata de la palabra que tengo embotellada en mi mente, sino de la palabra que conozco por experiencia. La experiencia de ver sus promesas en mí cumplirse.

Vía de escape

La biblia dice que: “No les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres. Fiel es Dios, que no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que pueden soportar, sino que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que puedan resistirla” (1 Corintios 10:13).

Hermano o hermana, con mucho respeto te digo que podrás saberte este versículo de memoria, pero no es lo mismo saberlo de memoria que realmente correr por la “vía de escape”. La única forma que esta palabra se hará vida en tu corazón es corriendo por “la vía de escape”. De lo contrario, será mero embotellamiento bíblico que solo te servirá para alimentar tu orgullo. Y esto es lo que me pasaba a mí y no tan solo con este versículo sino con muchos otros.

Mero embotellamiento bíblico solo te servirá para alimentar tu orgullo. Pero vivirla te hace conocer a Yahweh.

Correr por la “vía de escape” es lo que hace la diferencia en conocer a Dios en este versículo o no. Conocerás a Dios cuando confíes en su palabra. La palabra de Dios es para ser vivida y no para demostrar que sabes mucho.

Los momentos oscuros y las tentaciones van a llegar. El problema es que te imaginas sentir miserable si no consumes el pecado. Pero realmente consumir el pecado es lo que hace a uno miserable.

Hermano o hermana, Yahweh es un Dios de promesas. No es una miseria negarte a ti mismo. ¡Hay poder de resurrección para aquel que carga su cruz! Espera en Él con gratitud, sabiendo que Él responderá en el momento perfecto. Te invito a que empieces hoy a conocer a este Dios tan maravilloso y todo lo que puede hacer en tu vida mientras vas caminando en Su Palabra. Él es tu camino y tu puerta, corra hacia Él, no te fallará.

Abrazos;

Joel S. Olivencia

RAE (2020). Suficiente | Diccionario de la lengua española. «Diccionario de la lengua española» – Edición del Tricentenario. Retrieved 15 February 2020, from https://dle.rae.es/suficiente?m=form

Strong’s Greek: 4100. πιστεύω (pisteuó) — to believe, entrust. (2020). Biblehub.com. Retrieved 15 February 2020, from https://biblehub.com/str/greek/4100.htm