Archivo de la etiqueta: Job

Espera un poco, no sedas y aguantate

Job 37:14 “Espera un poco, Job, y escucha; ponte a pensar en las maravillas de Dios.” Este versículo es impresionante y aunque en el contexto bíblico Job,  no estaba pasando por un proceso de atadura sexual,  lo podemos utilizar como armadura de defensa cuando el enemigo quiera atacarnos.

Vendrán momentos en los que la opción para pecar se te presentará en bandeja de plata (accesible). Dios, a través de este versículo bíblico  te dice: “espera un poco” , “no sedas”, ¡aguántate!

Hermano y Hermana tú tienes el derecho de esperar. Pero… Esperar en que?

El enemigo te va  hacer  pensar en que no podrás resistir la tentación, que todo las condiciones están perfectamente alineadas para consumir el pecado y que no podrás resistir. ¡Pero eso es una mentira!

Recuerda que el enemigo tiene prisa para hacerte pecar. Así como un vendedor que está desesperado por venderte su producto, el enemigo esta desesperado por hacerte caer rápido. Al enemigo no le gusta el ejercicio de esperar, él sabe que si tu esperas, tendrás  la oportunidad de escuchar la voz de Dios que vendrá a intervenir. El enemigo sabe que si tu esperas, tienes la oportunidad de meditar en la palabra de Dios y  sabe que nuestro Redentor le dañará su negocio.

Este versículo tiene tres acciones que debes hacer en fe, es decir: «Espera, Escucha y Piensa». Recuerda que la fe es creer en la palabra de Dios, ejercerla en tu vida, sin importar como te sientas, sabiendo que Dios promete buenos resultados.

Esperar no quiere decir quedarte al frente de la tentación a ver si eres fuerte. Todo lo contrario, debes huir de ella y/o cortar de raíz toda provisión en donde puedes acceder pecado.

Esperar no significa esperar en el pecado, sino esperar en la provisión de Dios.

Segundo, debes escuchar. Es decir, escuchar la palabra de Dios que esta en tu corazón. Cuando empiezas a escuchar la voz del Espíritu Santo que esta redarguyendo notarás toda la mentira engañosa que hay alderredor de la tentación.

Y tercero, pensar en las maravillas de Dios. ¡Wow! No hay nada que este mundo pueda ofrecer, que se puede comparar con las maravillas que Dios tiene reservado para ti. Cuando pones tu mirada en las maravillas de Dios, notarás que realmente la tentación no es tan grande como lo presumías. Notarás que el ruido de esa tentación que tanto temías, se convierte en ladridos de un cachorro.

Recuerda siempre que el Espíritu de Dios vendrá para inspirarte confianza. No todo se quedará igual, realmente podrás vencer la atadura sexual, sólo se persistente y “ponte a pensar en las maravillas de Dios”.

 

Abrazos y muchas bendiciones;

Joel Olivencia

PS: Reciba hoy una serie 25 Artículos Bíblicos sobre la atadura sexual y deja que la palabra de Dios restaure tu vida de toda vergüenza y dolor que la lujuria sexual a ocasionado en tu vida. Dale clic a 25 Artículos Bíblicos.