Archivo de la etiqueta: atadura sexual

Gratitud vs Atadura Sexual

“Den gracias en todo, porque ésta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús.” (1 Tesalonicenses 5: 18)

¿Cómo se relaciona este versículo para el hombre o mujer cristiano que lucha en contra de la atadura sexual?

Una de las armas más poderosas para cualquier hombre o mujer que lucha, es la gratitud. La gratitud no es un estado que sólo se debe manifestar cuando las cosas están bien. La gratitud debe de ser un estado continuo, independientemente si tu carne no esté de acuerdo con la voluntad de Dios.

Si lo piensas bien, estar fuera de la voluntad de Dios es aterrador. El rey David decía: “Porque mejor es

La Gratitud

La Gratitud

un día en Tus atrios que mil fuera de ellos. Prefiero estar en el umbral de la casa de mi Dios Que morar en las tiendas de impiedad” (Salmos 84:10). Sin embargo, nuestra tendencia carnal nos lleva a querer hacer siempre nuestra voluntad, que no es otra cosa que rebeldía, autosuficiencia e ingratitud.

La Rebeldía es tomar la actitud de creer que nuestra forma es mejor que la de Dios, luego no tan sólo la crees, sino que también la actúas. Es como el pequeño niño que es desafiante ante la corrección de su padre, porque en su ignorancia, no sabe que realmente lo están protegiendo.

Hoy día, algunos le llaman a las demandas carnales, “necesidades biológicas”; que no es otro término patético más de la psicología que anda raspante en nuestras iglesias.

Entonces es por eso que tenemos a hombres y mujeres en nuestras iglesias que toleran ciertas conductas que no agradan a Dios, “ya que no son tan malos”. Vemos como el veneno de la masturbación, entra en nuestras iglesias como algo permitido ya que “ayudan a hombre y a la mujer canalizar su libido sexual”, cuando en realidad es una puerta hacia otras conductas sexuales más pervertidas y más adictivas.

También vemos el derecho latino-machista permitido en nuestras iglesias de poder mirar a las mujeres como algo normal. O peor aun, dicen que no es malo ver pornografía ya que: “no ando por ahí adulterando o fornicando”.

El problema es que andan creando sus propias versiones de cómo solucionar sus “necesidades biológicas” pensando que son los ingenieros  y creadores de sus propios cuerpos y cerebros.

Dios es perfecto en todo los aspectos de tu vida y El sabe lo que tu necesitas en el momento perfecto.

Debemos entender que Dios es perfecto. Tu como su hijo o hija, todo lo que te ha dado es perfecto exclusivamente para ti y todo lo que te dará será en su perfecto momento. “Pues si ustedes, siendo malos, saben dar buenas dádivas a sus hijos, ¿cuánto más su Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que Le piden?” (Mateo 7: 11).

Para el hombre o mujer que lucha en contra de la atadura sexual, la gratitud usada como un arma poderosa se basa en el hecho de que podemos confiar plenamente en la provisión de Dios en todas las áreas de nuestras vidas. Es decir, físicamente, emocionalmente, económicamente e incluyendo sexualmente.

En el reino de Dios las cosas operan distinto al reino de este mundo. Una bendición de parte del Señor para ti puede ser algo que usted no deseas o no entiendas, pero que realmente dentro de la perspectiva eterna y la mente infinita de Dios es una bendición. Muchas cosas no las vemos bien en el momento, pero después que pasa algunos días vemos a Dios glorificarse de una manera sobrenatural. Dios conoce perfectamente lo que tú necesitas ahora. Es por eso que en todo momento debemos dar gracias aun cuando no entendemos lo que está sucediendo.

La masturbación

Así sucede en todas las áreas de nuestra vida e incluyendo en tu sexualidad.  Creemos que podemos descifrar lo que nos conviene sexualmente, creamos nuestras propias leyes y nuestra propia voluntad, por que no estamos agradecido con la sexualidad actual. La perfecta voluntad de Dios es que tú disfrutes tu sexualidad sólo en el matrimonio.

La palabra masturbación o auto-gratificación, no aparece en la biblia (al menos en las traducciones que poseo), pero si Dios menciona y aborrece la codicia, lujuria y la concupiscencia. Pregunto yo… ¿Quién puede masturbarse sin estas tres?

No nos toca ser como ese niño pequeño desafiante ante la corrección de su Padre, que por ignorancia no sabe que realmente lo están protegiendo. Dale gracias a Dios por todo lo que tienes ahora, sea por tu esposa o esposo, por tu soltería, por tu casa, por tu trabajo, por tus estudios, por tu familia, por tu congregación y/o por todo lo bueno que ha sido contigo.

Gratitud constante

Un estado de gratitud constante te alejará de la lujuria. No necesitarás querer (codiciar) nada fuera de lo que Dios te ha dado, porque un corazón agradecido esta contento con lo que tiene ahora y confía que Dios proveerá lo que necesita en su momento perfecto.

El hombre o mujer que lucha contra la atadura sexual acostumbra tener un estilo de oración hacia el Padre lleno de quejas y peticiones en ves de tener una comunicación llena de gratitud. Por ejemplo: “¿Dios mío y si llega la tentación?”, “¿por qué tanto sensualismo en las calles y en los medios de comunicación?”.

Por esto te invito a que cambies de perspectiva, cambia tu forma de hablar con Dios, en ves de quejas, piensa en todo lo que tienes ahora y dale gracias. Practícalo y verás cambios en tu corazón.“Den gracias en todo, porque ésta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús.” (1 Tesalonicenses 5: 18)

Abrazos y muchas bendiciones;

Joel Olivencia

PS: Reciba hoy una serie 25 Artículos Bíblicos sobre la atadura sexual y deja que la palabra de Dios restaure tu vida de toda vergüenza y dolor que la lujuria sexual a ocasionado en tu vida. Dale clic a 25 Artículos Bíblicos.


Motivación Para No Pecar

Versículo bíblico como texto base: 1 Corintios 16:14: “Todas sus cosas sean hechas con amor”.

¿Alguna vez te has preguntado cuál es tu motivación para no pecar? Honestamente contéstate esta pregunta y verás lo mucho que se relaciona con la lucha en contra de la atadura sexual.

Motivacion Para No Pecar

Motivación Para No Pecar

Las motivaciones están directamente relacionados con los resultados que vas a obtener en tu lucha diaria en contra de la atadura sexual. Tener conciencia de saber si nuestras motivaciones son correctas o no, es bien importante en nuestro proceso de alcanzar madurez en la pureza sexual. Una motivación incorrecta sólo te llevará a tener periodos de pureza no duraderos.

Me explico…

1 Corintios 16:14 dice: “Todas sus cosas sean hechas con amor”. Nota que este versículo habla sobre la motivación con que se hacen las “cosas”. Dice que “sean hechas con amor” 

Así que vamos a profundizar más lo que significa.

El “amor” es un desprendimiento de tu parte hacia otros y no tiene que ver nada con “tener” o “tomar”. Si tus motivaciones para no pecar tienen que ver con “tener” algo y no dar, puedes estar en la posición de tener una motivación incorrecta.

Por ejemplo, si tu motivaciones para no pecar son para verte como una persona “más espiritual” y tener “más unción”, tienes una motivación incorrecta. Si tu motivación para no pecar es sólo para evitar vergüenza o dolor, también es incorrecta. Si tu motivación es querer tener una vida libre de problemas para estar orgulloso de ti mismo y ganarte el respeto de los demás, también estas lejos de tener una motivación correcta. Nota que todas estas motivaciones son egocéntricas y tienen que ver contigo y no con Jesús. Entonces es ahí donde se encuentra el problema, estos motivos erróneos tienen que ver con la preocupación que tienes en cuanto a la manera en que luces antes los demás y no en la manera en que luces ante Dios.

La realidad es que una libertad duradera viene cuando nuestros motivos son puros y basados en amor.

Motivo Puro Para No Pecar

El motivo puro para no pecar debe ser el no querer entristecer a Dios con nuestras acciones después de todo lo que hizo para rescatarnos y restaurar nuestra relación con El. Para activar este motivo, debes hablar y relacionarte todos los días con Dios y tenerlo presente en tu vida todo el tiempo. Por qué si no, no podrás tener razón para guardar tu relación con el Señor, si de antemano no te preocupas en buscarlo.

En otras palabras, si deseas tener un motivo puro como este, debes guardar y atesorar en tu corazón todo lo que Jesús sufrió para lograr que tú estés cerca de Él. Valoramos nuestra relación con Dios, cuando vemos y guardamos en nuestro corazón todo lo que El hizo para restaurarlo.

Es importante que entiendas que Dios está apasionado por ti, si no, no hubiera hecho todo lo que hizo en el madero para reencontrarse de nuevo contigo. Todo lo que te separa de Él lo entristecerá ¿Acaso no es lo mismo que sentirías, si tu hijo o hija se separara de ti?

Cuando empiezas a vivir 1 Corintios 16:14 notarás que empezarás a pensar más en los demás, que en ti mismo. Espesarás a tener compasión en en ves de lujuria y codicia.

Un motivo puro, no se trata de ti, se trata de una relación que es herida cada vez que pecamos, una relación que fue recuperado con desespero, dolor y quebranto. Se trata de Jesús y no de ti. Tu motivo es Jesús y todo lo que hizo para recuperarte.

Te motivo a que practiques esta enseñanza cuando tengas la opción de pecar. Hoy te motivo a que te preguntes: ¿Cuál es el motivo que tienes para no pecar? ¿Tu motivo es egocéntrico o es por amor al Gran Yo Soy y hacia los demás?

No olvides de comentar abajo si te identificaste con esta enseñanza.

Abrazos y muchas bendiciones;

Joel Olivencia

PS: Reciba hoy una serie 25 Artículos Bíblicos sobre la atadura sexual y deja que la palabra de Dios restaure tu vida de toda vergüenza y dolor que la lujuria sexual a ocasionado en tu vida. Dale clic a 25 Artículos Bíblicos.


Clamando a Dios, a un paso de pecar.

Clamando a Dios, a un paso de pecar.

Salmos 119:43 “No quites jamás de mi boca la palabra de verdad, Porque yo espero en Tus ordenanzas.”

Quiero tocar tu corazón con las letras de este artículo. Quiero compartir contigo lo que significa para mi clamar: “No quites jamás de mi boca la

Clamando a Dios, a un paso de pecar.

Clamando a Dios, a un paso de pecar.

palabra de verdad, Porque yo espero en Tus ordenanzas.” Algo que nuestro enemigo no soporta es que clamemos a Dios, a un paso de pecar. El enemigo sabe que cuando se escucha el clamor de un hijo en el  Salón del Trono de Dios él tiene que salir corriendo por su vida.

Muchas veces, en la lucha contra la atadura sexual, nos encontramos en ese micro-segundo, donde nos toca decidir por la lujuria o decidir por pureza. Es ahí donde nuestra fe es puesta a prueba, en ese momento donde estás a un paso de pecar.

Pero no quiero hablar de aquellos momentos en donde te sientes fuerte, con muchos días de pureza o viviendo en victoria.

Quiero referirme a esos momentos donde sientes que la carne hace fuertemente su demanda y donde todas las condiciones están en bandeja de plata para consumir el pecado. Clamar a Dios en un momento como este requiere de valentía. Clamar a Dios en un momento como este es realmente como sentir dolor físico en la carne, inclusive sentir hasta coraje en tu carne por saber que lo que estás deseando es prohibido.

Sólo el que ha pasado por los estragos de la atadura sexual, puede entender lo difícil que es clamar a Dios, a un paso de pecar. Pero este versículo bíblico dice algo poderoso. En mi caso, este versículo bíblico  me hace recordar todas las veces en que estaba a un paso de pecar, batallando entre obedecer a Dios o obedecer mi carne. Me hizo recordar las veces que traté de recordar versículos bíblicos que me ayudaran a vencer y solo encontrar que no estaba preparado para batallar.

El salmista en este verso le pide algo a Dios, algo que todos nosotros debemos pedir cuando estamos a un paso de pecar: “No quites jamás de mi boca la palabra de verdad, Porque yo espero en Tus ordenanzas”. Este verso significa pedirle a Dios confianza de que Él siempre proveerá en los momentos más difíciles. ¡Aleluya!

¿Por qué es tan importante esto? Porque muchas veces creemos que la provisión de Dios no es suficiente. Pensamos: “Dios me libra de esta pero luego voy a caer, pues para eso consumo ahora el pecado”. Este pensamiento, o cualquier otro tipo de racionalización es mentira de satanás.  Por eso es que la acción de declarar la verdad de Dios, tiene poder sobre la mentira en la que el enemigo te quiere atrapar.

Si clamas a Dios, a un paso de pecar, creyendo en que Él proveerá, empezará a fluir la verdad en tu corazón. En otros casos, habrán momentos en que sientes a Dios lejos y tu carne esta demandando ser lujuriosamente atendida. En un momento como este, clama a Dios en el Espíritu, de tal manera que tu voz retumbe en el Salón del Trono de Dios.

Sabes, poder entrar al salón del trono de un rey es un privilegio y para otros, puede hasta costar su vida. Pero tú, como hijo de Dios, tienes entrada libre por la sangre del Cordero inmolado.

Dios te dice: “espera en mis ordenanzas”. Es un buen momento para decirle a Dios: “yo espero en tu ordenanza y no en lo que la carne me ordena”. ¡Te  necesito! ¡Clámalo herman@! Él te escuchará atentamente.

Abrazos y muchas bendiciones;

Joel Olivencia

PS: Reciba hoy una serie 25 Artículos Bíblicos sobre la atadura sexual y deja que la palabra de Dios restaure tu vida de toda vergüenza y dolor que la lujuria sexual a ocasionado en tu vida. Dale clic a 25 Artículos Bíblicos.


Una gota de su sangre, por un momento de placer.

Isaías 53:4-5

Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. (RVR 1960)

La forma en que valores la muerte de Jesús en el calvario también determinará tu compromiso para vencer  la atadura sexual. Este versículo bíblico se escribió 700 años aproximadamente antes de Jesús y describe perfectamente lo que Jesús padeció por nosotros.

La gratitud

No te imaginas el poder que tiene tu “gratitud” hacia Dios para vencer la lujuria sexual y de esto es que se trata este versículo bíblico.  Este versículo se relaciona con tu lucha,

Una gota de su Sangre

“No negocies una gota de su sangre, por un momento de placer”.

porque mientras más te acercas a ese madero y al recuerdo de lo que sucedió, automáticamente le das la espalda a la lujuria sexual. Acercarte al madero es recordar el dolor que el maestro sufrió por ti, es doler tu carne y clavarla en la cruz junto con Él.

La forma en que veas y estas consciente de la muerte de Jesús en el madero, determinará la calidad de tu relación personal con El Señor. Muchas veces recuerdo decir en un tono alegre: ¡Soy salvo por que Cristo murió por mí!”, pero sin embargo, era bien rápido para trivializar ideas lujuriosas. Usaba la sangre de Cristo para obtener lo mejor de los dos mundos, es decir, puedo pecar y luego usar la sangre de Cristo para lavarme. Pecaba como si la sangre de Jesús fuera un jabón hecho en una fábrica jabonera o como un jabón que luego de ser usado se desperdicia drenándose por el desagüe de la bañera. Suena fuerte, pero realmente es la actitud que tomamos cuando negociamos un poco de placer, por una gota de su sangre.

La sangre de Cristo no es meramente un jabón, la sangre de Cristo costó sufrimiento, dolor intenso y un proceso largo de tortura. El evento del calvario, fue uno muy triste y no hubo ningún componente de alegría, como hoy solemos a expresar tan livianamente: “¡Cristo murió por mí!” y realmente no vivirlo.

Aquí es que yo me pregunto: ¿Cómo es que veo la muerte de Cristo en el calvario?; ¿Soy yo tan rápido para trivializar pensando: “no… esto no es tan malo” o “bueno… si ya vi un poco, para eso lo veo completo”? O me creo un súper mega escapista diciendo: “ha… nadie me va a ver”, “lo tengo todo muy bien planificado” o “si me atrapan, puedo decir esta mentira buena”. Si de verdad tuviéramos el sacrificio de Jesús grabado en nuestra mente, no fuéramos tan rápidos para dejar nuestra pureza echada a la basura.

Yo he notado en mi vida, que mientras más yo tengo grabado el sufrimiento de Jesús, mi vulnerabilidad para consumir el pecado mengua. ¿Por qué?, por qué mi corazón automáticamente se llena de gratitud, no necesito más nada. El sacrificio de Jesús cubrió completamente mi necesidad.

Hoy te invito a pensar y a concienciar diferente este gran sufrimiento que El Gran Varón de Dolores sufrió en el madero por ti y por mí. Te invito a ir más allá, a que te hagas participe de este dolor, porque cuando la carne demanda su placer, es una oportunidad de someterla. Suena difícil, pero cuando consideramos todo lo que pasó Jesús en el madero por tí y por mí, sólo basta con recordar su dolor y ser agradecido. Te invito a que te hagas esta pregunta antes de actuar: “¿mereció Cristo sufrir tanto, por este pecado que quiero consumir?”

Abrazos y muchas bendiciones;

Joel Olivencia

PS: Reciba hoy una serie 25 Artículos Bíblicos sobre la atadura sexual y deja que la palabra de Dios restaure tu vida de toda vergüenza y dolor que la lujuria sexual a ocasionado en tu vida. Dale clic a 25 Artículos Bíblicos.


Qué Me Falta

2 Reyes 12:2-3 “Joás hizo durante toda su vida lo que agrada al Señor, pues siguió las enseñanzas del sacerdote Joyadá. Sin embargo, no se quitaron los *altares paganos, sino que el pueblo continuó ofreciendo sacrificios y quemando incienso en ellos.”

A pesar de que esta historia relata que Joás agradó al Señor. Hubo algo que quedó incompleto; aunque Joás no adoraba los dioses de los gentiles, como rey, nunca se motivó a destruir los altares de estos dioses paganos.

Muchas veces esto se relaciona con nuestra lucha en contra de la atadura sexual. Puede suceder, que veamos que estamos viviendo en victoria y una vida llena de Radicalpureza. Sentimos el respaldo de Dios, ya que tenemos una vida de devoción diaria, en donde oramos, alabamos y nos nutrimos de Su Palabra y no hay duda que eso agrada a Dios. Pero todavía queda algo incompleto; no hemos destruido algunos de esos viejos altares paganos, en donde acostumbrabamos quemar incienso al dios de la lujuria sexual.

Por mi propio testimonio, puedo describir ese altar como uno escondido o uno no confesado. Es como un altar que puede inclusive estar guardado en lo más profundo de tu corazón y sólo la verdad de la palabra de Dios lo puede revelar.

En ocasiones, recordarás que todavía está allí el altar, pero lo ignoras porque te sientes “fuerte” o que ya no le haces caso, o no eres tan frecuentemente tentado. Puede ser que el Espíritu de Dios te apercibe de lo que está pasando, pero dejas el tiempo pasar y te olvidas como hizo el Joás. Sólo hasta que las cosas se ponen difíciles y vuelves a tu viejo altar ya que nunca lo destruiste como debiste haberlo hecho.

Se te olvida que mientras vas restaurando tu vida debes construir con una mano y con la otra continuar peleando, como lo hizo el pueblo de Israel en la reconstrucción de los muros de Jerusalén bajo el liderato del profeta Nehemías.

No cometas el error que hizo Joás, que por no derribar los altares de sus padres, el pueblo continuó ofreciendo sacrificios y quemando incienso a esos dioses.

Dios quiere que seas como Gedeón, que cuando Dios lo llamó, radicalmente destruyó todos los altares de Baal y de Acera (lea Jueces 6:28-29). Dios quiere que seas un hacedor de Su Palabra, que no tan solo le pidas a Dios, sino que seas responsable con tu proceso, que seas un hombre o mujer de valor. Pregúntate qué tienes que derribar de tu vida y no demores en destruirlo. Pregúntale a Dios que amistades y/o relaciones no te convienen, pregúntale qué contactos tienes que eliminar de tu celular, pregúntale qué lugares específicos no debes de ir y pregúntale si estás preparado para tener Internet o WiFi en tus dispositivos electrónicos como: computadora, teléfono inteligente etc.. Todas estas pueden representar un altar de idolatría en tu vida, si tu no derribas estos altares, tus hijos podrán ser una futura víctima de esta idolatría por no haberlo destruido a tiempo.

Abrazos y muchas bendiciones;

Joel Olivencia

PS: Reciba hoy una serie 25 Artículos Bíblicos sobre la atadura sexual y deja que la palabra de Dios restaure tu vida de toda vergüenza y dolor que la lujuria sexual a ocasionado en tu vida. Dale clic a 25 Artículos Bíblicos.


Pobre de Espíritu

“Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mateo 5:3)

Hermano o hermana, Dios quiere que seas pobre de espíritu. Es interesante ver como este versículo tiene que ver mucho con nuestro proceso de “alcanzar libertad” de la atadura sexual. Si notas, con todo propósito escribí la frase “alcanzar libertad” entre comillas. ¿Por qué lo escribí así?

Pobres de Espiritu

Pobres de Espiritu

Pues… precisamente de eso se trata este artículo. Te pregunto, ¿quién puede alcanzar libertad? La realidad es que ningún ser humano tiene el poder por sí solo de alcanzar libertad del pecado. Si lo tuviéramos, entonces ¿para qué necesitemos la Sangre del Cordero y el poder del Espíritu Santo de Dios? El día que pienses que puedes alcanzar libertad solo, será el día que comenzarás a creerte auto-suficiente. Será el día en que te alejarás de Dios.

Reflexiona y vea que lo que te escribo es cierto; toma un tiempo y analiza las veces que has cedido al pecado; verás que lo haces porque dentro de ti crees que hay otra cosa fuera de Dios que te puede satisfacer. Es crucial pedirle a Dios que te enseñe hacer pobre de espíritu.

Es importante que entiendas que cuando este versículo bíblico habla del concepto de “pobre de espíritu”, no tiene que ver nada con el tema económico, ni estatus social y tampoco habla de los pequeños niños y niñas huérfanos que existen en todo el mundo.

Realmente este versículo bíblico habla de nuestro reconocimiento a la total dependencia de Dios.

A menudo escucho a hombres decir con mucha pasión, con coraje y con el puño apretado “a lo macho”: “este mes lo viviré en pureza, ya verán, lo quiero hacer porque quiero agradar a Dios”. En mi interior sólo pienso algo, realmente él no puede alcanzar pureza de esa manera y siento mucha misericordia porque entiendo su deseo de querer libertad. La realidad es que es una actitud de autosuficiencia, que es totalmente opuesto a para lo que fuiste creado.

Decir: “yo puedo Dios… ya verás, te amo tanto que lo haré por ti”. O muchas veces en los retiros de la Iglesia, en aquel culto en donde todos están humillados en el altar diciéndole al Señor: “decido vivir en pureza el resto de mi vida” realmente no se puede lograr así. No quiero que me mal interpreten; sí podemos hacer declaraciones de fe, sólo si tu corazón está en confiar en Dios y no en ti para lograrlo.

La fe no se trata de “creer en ti” o en tus fuerzas, ni tampoco trata de acercarte al pecado para ver si puedes vencer o no.

Dios, yo no puedo, ayúdame

Para muchos hombres es difícil soltar la independencia, somos tan competentes, nos gustan los retos y los desafíos, que se nos hace difícil tener que decir: “Dios, yo no puedo, ayúdame”. No entendemos que la fe trata de vivir siendo totalmente dependientes del Gran Yo Soy. Cuando este versículo habla de ser pobre en espíritu, es un reconocimiento de total dependencia.

Hoy día se me hace mas fácil vencer una tentación cuando digo: “Dios, realmente por mis propias fuerzas no puedo serte fiel, ayúdame que no puedo solo”, a que cuando inflo el pecho lleno de orgullo y digo: “Dios, ya verás cómo salgo victorioso de ésta, te amo tanto que te lo voy a demostrar”.

Solamente por aclarar… Vivir en fe y en total dependencia de Dios no es quedarte pasivo en tu proceso de alcanzar libertad de tu atadura. La palabra es clara cuando dice que la “fe sin obra es muerta (Santiago 2:17). Recuerda la fe tiene cuatro facetas: 1. creer en la palabra de Dios, 2. ejercerla en nuestras vidas, 3. sin importar como nos sintamos y 4. sabiendo que Dios promete buenos resultados.

Abrazos y muchas bendiciones;

Joel Olivencia

PS: Reciba hoy una serie 25 Artículos Bíblicos sobre la atadura sexual y deja que la palabra de Dios restaure tu vida de toda vergüenza y dolor que la lujuria sexual a ocasionado en tu vida. Dale clic a 25 Artículos Bíblicos.


Yo Te Ayudaré

soldados ayudando

soldados ayudando

1 Crónicas 19:12-14

12 Y dijo: Si los sirios fueren más fuertes que yo, tú me ayudarás; y si los amonitas fueren más fuertes que tú, yo te ayudaré. 13 Esfuérzate, y esforcémonos por nuestro pueblo, y por las ciudades de nuestro Dios; y haga Jehová lo que bien le parezca.

Si visitas esta página, es muy probable que tu lucha sea contra la atadura sexual y no contra los amonitas y sirios como lo fue en el contesto de este versículo bíblico. Pero este versículo  encierra una gran verdad que podemos usar para saber como batallar en contra de la lujuria sexual o contra cualquier situación que estés afrontando.

Si lees el capítulo completo notarás que el enemigo levantó dos fuertes de batalla contra Israél, es decir dos ángulos de ataques. Cuando el rey David oyó sobre la amenaza de los amonitas y sirios, envió a Joab a defender al pueblo de Dios. Así que Joab tenía una gran encomienda. Pero cuando Joab vio que el enemigo había levantado dos fuertes, Joab pidió ayuda de su hermano Abisai.

La acción de Joab pedir ayuda a su hermano demuestra mucha humildad en su corazón. Joab siendo un poderoso guerrero del rey David, supo pedir ayuda a su hermano, cuanto más nosotros también debemos pedir ayuda cuando nos enfrentamos al enemigo de la lujuria sexual.

Cuando se trata de la batalla en contra de la lujuria sexual, el hombre o la mujer afronta muchos frentes de batallas, es decir muchos ángulos de ataques por parte del enemigo. Ejemplos de esto es la televisión, la computadora, teléfonos, tabletas, anuncios sensuales en la carreteras, poca ropa en la vestimenta y muchos otros más. No obstante, esto no debe ser una escusa para no perseverar en tu compromiso de pureza. No importa cual sea las circunstancias, siempre hay una salida, Dios quiere que te mantengas victorioso y esto es más fácil cuando tienes ayuda.

Pensar que puedes solo, o que tu no estás “tan mal” como para que tu hermano conozca sobre tus luchas es un error.

Para batallar contra un ejercito como lo es la lujuria sexual necesitas hermanos de guerra que batallen contigo, no puedes solo, de lo contrario morirás. Tu hermano de guerra debe saber cuales son tus posibles debilidades y estar dispuesto a defenderte si lo necesitas. Tu hermano de guerra es el que pelea por ti cuando estas débil y tu harás lo mismo por él cuando él esté débil.

No esta mal ser débil, por que somos humanos. Pero si está mal quedarte callado y no pedir ayuda cuando el enemigo levanta frente de batalla en contra tuya. Creer que puedes pelear solo es un engaño del enemigo y demuestra orgullo en ves de humildad. El enemigo de nuestras almas puede contra el orgullo, pero jamás podrá vencer un corazón humilde.

Notas importantes en tu proceso de buscar ayuda con un hermano o hermana:

  1. Habla con un hermano o hermana de buen testimonio. (ejemplos: pastor, mentor, consejero, anciano)
  2. Si eres hombre, busca a un hermano y si eres mujer, busca a una hermana.
  3. Has el compromiso con el o con ella de rendirse cuentas semanalmente o una llamada corta diaria.
  4. Ora mucho y pídele a Dios que te ayude a echar todo orgullo afuera y te de un corazón humilde en este proceso.

Será de bendición para ti y para otros lectores si nos compartes cual va hacer su compromiso en tu proceso de buscar ayuda en los comentarios abajo.

Abrazos y muchas bendiciones;

Joel Olivencia

PS: Reciba hoy una serie 25 Artículos Bíblicos sobre la atadura sexual y deja que la palabra de Dios restaure tu vida de toda vergüenza y dolor que la lujuria sexual a ocasionado en tu vida. Dale clic a 25 Artículos Bíblicos.


Provisión Por El Pecado

Romanos 13:14
“sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.”

Según la concordancia Strong, la palabra “proveáis” viene de la palabra griega “pronoia” que “significa pensar de antemano, cuidado o hacer provisión providencial”, es decir, crear las condiciones para una circunstancia. Cuando vi el

Pensar de ante mano

Pensar de ante mano

significado de la traducción originar en griego de “proveáis” el significado de este versículo bíblico tomo un giro de 180 grados. Porque precisamente pensé que esto es lo que hace el hombre o mujer que esta esclavizado a la atadura sexual, hacen “provisión providencial” por su pecado.

Muchas veces el hombre o mujer que esta esclavizado a la atadura sexual no puede liberarse ya que aun cuida y hace provisión providencial por objetos y/o personas que están relacionados a su atadura sexual.

Observe como diría este versículo bíblico si sustituimos la frase “crear las condiciones” por proveáis. Diría de la siguiente manera: “sino vestíos del Señor Jesucristo, y no crear las condiciones para los deseos de la carne.”

¿Cómo sabemos que estamos haciendo provisión o creando las condiciones?

Esta pregunta se contesta de la siguiente manera. Dios te ha dado mayordomía, es decir, responsabilidad para administrar cosas que son propiedad de Dios. Todo lo que tu eres y todo lo que tienes no es tuyo, es de Dios. Tu cónyuge, tu casa, tus hijos, todas tus propiedades, tu tiempo y aun tu propio cuerpo son de Dios. De la misma manera que alguien te presta algo y lo administras con mucho cuidado, porque no lo quieres dañar, así es nuestra relación con Dios.

Cuando empiezas a usar las cosas que Dios te ha dado para los deseos de la carne, eso es hacer provisión para los deseos de la carne. En otras palabras, estas localizando cosas que Dios te ha dado para administrar para glorificar tu carne y no a Dios, eso es hacer provisión para los deseos de la carne.

Ejemplos de estos son: tener acceso al Internet sin filtro, guardar contactos tóxicos en tu celular, acercarte a sitios tóxicos, para algunos hombres tener dinero en efectivo demás en el bolsillo puede ser un detonador, no tener buena comunicación con tu conjugue, no rendir cuentas sobre tu tiempo libre, etc..

No cometas el error de sobre confiar, si sabes que aun todavía existen fuentes que alimentan la atadura sexual, ¡no las cuides!, ¡no le pases las mano! y ¡mejor sal de ellas! Cambia tu número de teléfono si es necesario. Quizás pensarás que: “ese es el número que tengo por años, si lo cambio voy a perder muchos clientes de mi negocio”. El no cambiar el numero es “crear las condiciones“ para pecar. Dios te dice a través de este versículo bíblico que no hagas provisión provisional por tus deseos carnales. Es mejor perder clientes de tu negocio que perder tu alma en el lago de fuego.

Algunas veces notarás que tendrás que eliminar condiciones que quizás no son por naturaleza pecaminosa, pero que para ti sí representa un detonador. En este caso, te invito a que seas honesto contigo mismo y amor a Jesús seas radicar por tu pureza.

La otra parte de este versículo nos habla de vestirnos del Señor Jesús. Esto es el principio bíblico del quita y pon, que te dice que cada ves que elimines una conducta o pensamiento malo o cuando elimines una provisión pecaminosa debes sustituirlo por uno que glorifique a Dios. En otras palabras, hablando de la provisión, esta debe ser el carácter de Jesús en nuestras vidas Hermano o hermana, significa llenarnos de su palabra y vestirnos de humildad. Cuando te vistes del Señor no hay maldad en tu corazón, solo hay transparencia y una disposición de morir a nuestro “yo”.

Abrazos y muchas bendiciones;

Joel Olivencia

PS: Reciba hoy una serie 25 Artículos Bíblicos sobre la atadura sexual y deja que la palabra de Dios restaure tu vida de toda vergüenza y dolor que la lujuria sexual a ocasionado en tu vida. Dale clic a 25 Artículos Bíblicos.


Escúchenme

Isaias 55:3

“Escuchen con sus oídos y sigan mis caminos; escúchenme a Mí, y sus almas vivirán en prosperidad; Yo haré un Pacto eterno con ustedes, las misericordias que le aseguré a David”. (Biblia Séfer Davar)

Este es otro versículo bíblico práctico y es tremendo para eliminar pensamientos lujuriosos que vienen a nuestra mente. Un  versículo bíblico como éste es para aprenderlo de memoria. Este versículo bíblico es una exhortación para ti que viene directamente de parte de nuestro Dios.

Constantemente somos bombardeados a través de diversos medios como: “la televisión, la Internet, la presión de grupo que esta influenciado por la lujuria de este mundo, la radio y los anuncios. En otras palabras, hay muchas “voces” a nuestro rededor y la única manera de prevenir que estas “voces” nos contaminen es escuchando la voz de Dios.

Palabra de Dios

Palabra de Dios

Todas las tentaciones relacionadas a la atadura sexual primero vienen por la mente, a través de los pensamientos. Una persona atada a la lujuria sexual, esta atada por que ha acostumbrado su mente relacionar las circunstancias con pensamientos lujuriosos y no con pensamientos que vienen de la palabra de Dios. En otras palabras, sus oídos están prestos para escuchar la “voz” de este mundo y no la palabra de Dios.

Por ejemplo, pasa una persona de buen parecer cerca de ti (esta es la circunstancia) y tu mente te dice: “esta es la oportunidad,  mira que linda o que lindo es” (pensamiento lujurioso). O puede ser que un día salgas temprano del trabajo y de repente te encuentras con mucho tiempo libre (esta es la circunstancia) y se te ocurre la idea en tu mente: “pasa por la tienda de alquiler de películas y busca una película X, recuerda que tu cónyuge no esta en tu casa” (pensamiento lujurioso).

Nota que hay circunstancias que no podemos administrar y habrán otras que sí. Por ejemplo, nosotros no podemos controlar la forma en que se visten las jóvenes, pero si podemos decidir pensar de la manera correcta. En casos como estos debemos pensar como Jesús pensaría en una situación como esta. En ves de continuar mirando a la joven, debemos orar por misericordia,  porque ellas se visten de esa manera por que ellas también luchan contra la lujuria sexual. En su corazón desean llamar la atención de los hombres, en ves de llamar la atención de Dios.

Cuando se trata de la atadura sexual, la concupiscencia de tu propia carne junto con los dardos del enemigo, tratará de contaminar tu mente con cosas lujuriosas. Pueden ser pensamientos de melancolía que te hacen recordar y extrañar pecados del pasado. O pueden ser fantasías en tu mente que casi siempre empiezan con la palabra “si”, por ejemplo: “si yo estuviera…”, “si yo pudiera estar…”,  “si en la Internet yo lograra encontrar…” y ext..

En este versículo bíblico Dios te dice: “Escúchame a Mi”.  Te esta diciendo: ¡hijo mío detente, ya tu tienes todo lo que necesitas, fuera de mi no hay nada! Es como un detente repentino, como un pito de un policía pero que realmente en este caso de parte del Espíritu Santo. ¡Óyelo bien, hermano o hermana! ¡Escúchame a mi! En este momento es una buena oportunidad para recitar la palabra de Dios en voz audible y si no puedes audible, medítela en tu corazón. No importa cuan grande sea tu melancolía o el deseo de la carne, cuando sea sin fuerza o con lagrimas en tu ojos, Dios te esta invitando a que escuches su palabra en tu corazón.

Una forma de escuchar la palabra de Dios es a través de su palabra escrita y una forma radical de guardar ésta palabra en tu corazón es memorizarla y decirla en tu mente o en voz alta. Usa herramientas como www.ScriptureTyper.com o www.MemorizeHisWord.com que te ayudan a memorizar la palabra de Dios.

Piensa y habla la palabra de Dios cuando llegue el pensamiento de lujuria. No vale la pena estar todo un día luchando con un pensamiento lujurioso, te va fatigar, te quitará las fuerzas, no podrás socializar con tus seres queridos como se lo merecen y te va a seguir molestando hasta que decidas detenerte y escuchar la voz del Gran Yo Soy. El enemigo quiere que pienses en sus opciones, en sus posibilidades y que recuerdes tu pasado pecaminoso, por que sabe que si mantiene tu mente ocupada  no harás la voluntad de Dios.

La segunda parte de este versículo bíblico es crucial y es la que revela que voz decidiste escuchar. El versículo empieza diciendo “Escuchen con sus oídos y sigan mis caminos”. Tus acciones revela a que rey escuchas y obedeces, al rey de este mundo o al Rey de reyes.

Vuelvo y afirmo, la fe es 1. creer en la palabra de Dios, 2. ejercerla en tu vida, 3. sin importar como te sienta, 4. sabiendo que Dios promete buenos resultados. ¿Amen?

*Si este artículo te bendijo, escribe un comentario abajo.

 

Abrazos y muchas bendiciones;

Joel Olivencia

PS: Reciba hoy una serie 25 Artículos Bíblicos sobre la atadura sexual y deja que la palabra de Dios restaure tu vida de toda vergüenza y dolor que la lujuria sexual a ocasionado en tu vida. Dale clic a 25 Artículos Bíblicos.


Lugar En Cristo

Salmos 24:3-4

¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo? El limpio de manos y puro de corazón;… (Reina-Valera 1960)

Recibí este versículo bíblico en un mensaje de texto que me envió unos de mis hermanos en Cristo Ismael. ¡Wow! ¡Qué tremendo! Me hizo meditar mucho, más cuando se trata de un hermano que refleja la pureza de Cristo, que no se avergüenza del evangelio y que la palabra de Dios esta de continuo en su boca. ¡Así que, gracias Ismael por el testimonio de Dios en tu vida!

Espada de doble filo

Espada de doble filo

Este versículo bíblico se puede utilizar para contrarrestar la atadura sexual de nuestras vidas.

Si notas, empieza con una pregunta, y precisamente una pregunta como ésta es lo que necesitamos cuando nos enfrentamos ante una tentación.

Si notas el enemigo le gusta tomar el control alojando dudas a tu mente. Preguntas como: “¿podré vencer si esto o aquéllo sucede?

En ves de entrar en un patrón habitual de dejar que preguntas tóxicas llenas de falsas preocupaciones se aniden en tu mente; una pregunta tan poderosa como: “¿Quién subirá al monte de Jehová?” puede cambiar todo el panorama. En vez de mirar hacia el miedo, una pregunta como esta, te hace mirar hacia la esperanza.

En otras palabra una pregunta como esta cambia tu enfoque negativo ante la tentación a un enfoque de victoria. Ósea puedes un versículo como este para pelear contra el enemigo y destruirlo por completo cuando trate de amedrentarte para quitarte tu pureza sexual.

Nota que este versículo bíblico es como tener un artefacto de guerra de destrucción, pero a la misma vez fácil de utilizar, como tan sólo presionar un botón. Porque tiene que ver con tu lugar en Cristo, tu fuiste creado para estar con Dios, en su monte santo y en su lugar santo.

El enemigo lo sabe, así que tratará de quitarte de tu lugar contaminando tus manos y tu corazón con impurezas. Llévate este versículo bíblico contigo a donde quieras que vallas para que siempre recuerdes cual es tu lugar. Busca otros versículos bíblicos que te puedan ayudar, vea el área de versículos bíblicos de esta página, ahí encontraras versículos bíblicos relacionados a la lucha contra la atadura sexual. Recuerda que la palabra de Dios es como una espada de doble filo, por lo tanto, pídele a Dios que te ayude afilar tu espada para que cada vez, sea más rápida y más letal.

Abrazos y muchas bendiciones;

Joel Olivencia

PS: Reciba hoy una serie 25 Artículos Bíblicos sobre la atadura sexual y deja que la palabra de Dios restaure tu vida de toda vergüenza y dolor que la lujuria sexual a ocasionado en tu vida. Dale clic a 25 Artículos Bíblicos.